jueves, 6 de septiembre de 2012

El Cinturón de Hierro


Tras la formación del Gobierno Vasco en 1936, una de sus primeras acciones fue la creación de una red de fortificaciones, cuya jefatura recayó en el teniente coronel de ingenieros Alberto Montaud, decidiéndose la construcción de la que originalmente se llamó “Obra fortificada de defensa de Bilbao”.

El primer jefe de esta obra fue el capitán de ingenieros Pablo Murga, designado el 6 de octubre de 1936 por poco tiempo, ya que fue fusilado el 19 de noviembre de 1936 por espionaje a favor de los fascistas, tras ser detenido el cónsul de Austria con un informe suyo sobre las obras de defensa de Bilbao.


Elexalde visto desde Bekea
 

Tras la ejecución de Murga, el siguiente responsable fue Alejandro Goicoechea que había sido militar hasta 1921. Las obras del “Cinturón” comenzaron el 9 de octubre de 1936, participando inicialmente 10.998 obreros, pasando a ser en noviembre 13.289 hombres y mujeres. En diciembre se recortaron los presupuestos y únicamente quedaron unas 2.500 personas en su ejecución, llegando a bajar hasta los 1.000 trabajadores. Con el inicio de las ofensivas fascistas, se incorporaron más trabajadores hasta alcanzar los 8.500.

El 27 de febrero de 1937, Alejandro Goicoechea cruzaba las líneas por el monte Maroto y se entregaba a las tropas franquistas, posteriormente elaboraría un informe sobre el “Cinturón” para los fascistas, este informe no tuvo la importancia que se le dio, ya que para entonces, los sublevados ya tenían bastantes datos gracias a los reconocimientos aéreos, pero a él le valió para que fuese rehabilitado en el ejército franquista.

A mediados de mayo de 1937, el “Cinturón” alcanzaba los cien kilómetros, faltando por cerrar aun, un 10% de la obra. La obra consistía en unos 100.000 metros de trincheras, en algunas zonas en varias líneas y construcciones en hormigón para las armas automáticas, también intento aprovechar las defensas naturales.

En Galdakao, el “Cinturón” entraba por el monte Upo y seguía por las laderas de Lekubaso, Arteta, Basabal, Bekelarre, Bekea, Olabarri, Altamira, Azkarri, Erletxe y por Artola pasaba a Larrabetzu, estando en algunas zonas reforzado por varias líneas de trincheras y construcciones en hormigón.

El “Cinturón” fue roto el día 12 de junio de 1937, en una de las zonas menos defendidas del monte Gaztelumendi, bombardeado por la aviación y artillería desde el monte Bizkargi. El día 12 los fascistas tomaron Larrabetzu, ascendiendo Santa Marina para el 14. El 15 de junio de 1937, los fascistas conquistaban Galdakao y el 19, Bilbao. Tras la Guerra Civil, el “Cinturón” fue demolido parcialmente durante el año 1948, para recuperar el hierro que reforzaba el hormigón en las cubiertas de los bunkers.

Fuente: Galdako Gogora.