sábado, 3 de noviembre de 2012

El nuevo nombre de las escuelas

Trascurridos quince años de la construcción de las escuelas de La Cruz, el ministro de Instrucción Pública dispuso acceder a la petición de las autoridades municipales de la localidad, para que las escuelas graduadas se denominasen en el futuro del doctor Gandasegui, como homenaje al arzobispo de Valladolid.



El domingo 21 de agosto de 1927, se celebró el homenaje de Galdakao a su hijo, el arzobispo de Valladolid Remigio Gandasegui. Los galdakoztarrak pusieron colgaduras en sus balcones y se congregaron en el barrio donde iba a tener lugar el homenaje con motivo de la nueva denominación de las escuelas. Llego Gandasegi con el canónigo de la “Metropolitana” de Valladolid, siendo objeto de gran ovación. Inmediatamente se organizo la comitiva desde la casa consistorial a la iglesia parroquial. Abría la marcha, la banda de música de “La Dinamita”. En primer lugar, en filas dobles, marchaban los niños y niñas de las escuelas graduadas, con estandartes a la cabeza. A continuación, el Ayuntamiento presidido por el alcalde León de Asua y seguidamente el Arzobispo, acompañado del presidente de la Diputación y diputados, el vizconde de Moreaga de Icaza y Gaytan de Ayala, el presidente de la sala de la audiencia territorial de Valladolid, Ramón Pérez Cecilia, Ildefonso López Gómez, Dean de la Metropolitana de Valladolid, inspectores de enseñanza de Bizkaia, delegado gubernativo y el juez municipal Amadeo Gandasegi.

 A su llegada al templo parroquial, fue recibido bajo palio, llevado por Ignacio Undabeitia, Antonio Aldecoa, Narciso Fernández, Francisco Arriandiaga, Pedro Tournan y Emilio G. del Solar. En el presbiterio le acompañó el Deán de la Metropolitana de Valladolid, el señor Sertutxa, el canónigo de Burgo de Osma y el doctor Santiago Lezama. Se canto la misa eucarística a cuatro voces del maestro Perossi, por la capilla de la parroquia, reforzada con elementos de la localidad, bajo la dirección del organista de la misma Tomas Larrinaga, que de esta manera quisieron rendir tributo al homenajeado.

Del templo se trasladaron a la casa consistorial, esperando al gobernador civil Cesar Ballarin. Llegado este, fueron a las escuelas y en medio de gran entusiasmo, se procedió a descubrir la lapida que al hijo de Galdakao el doctor Gandasegi, le dedicó su pueblo. La lapida de mármol de Carrara descubierta, fue proyectada por el dibujante bilbaíno Antonio Frade y ejecutada en los talleres “Altuna e Hijos” de Donostia. En el acto, hablaron el secretario del Ayuntamiento, el señor Aguirre en representación del alcalde, el inspector provincial de enseñanza, el presidente de la Diputación Esteban Bilbao y el gobernador civil Cesar Ballarin. El Arzobispo de Valladolid hablo en último término para dar las gracias a todos.

Tuvo también, un recuerdo para el jesuita y filosofo, P. Urraburu, que nació en Zeanuri y en cuya casa, se exhibe el escudo de los Gandasegi, implicando a las autoridades para que honrasen su memoria. Terminó con un ¡Viva Galdakano!, que fue contestado por todos los presentes. Después, fueron obsequiados los invitados, con un exquisito banquete servido por el Hotel Arana. Durante todo el día, se recibieron cartas, telegramas y telefonemas de adhesión al acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada