miércoles, 28 de septiembre de 2011

Tximelarre: un barrio privilegiado y muy unido

Articulo de varios vecinos de Tximelarre publicado en el periódico "Crónicas" en marzo de 2007.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Mandaluniz, el "Pitxitxi" frances


Fue de los miembros de la época dorada del fútbol galdakoztarra, que por su compromiso político, más sufrió la situación del país. Primo del también jugador Iraragorri, José Mandaluniz nació el 19 de marzo de 1910 en Galdakao. Debutó el 30 de septiembre de 1928, jugando tres temporadas en el Athletic Club de Bilbao y obteniendo una liga y tres campeonatos regionales. A finales de 1930, pasó al Arenas de Getxo, pidiendo el Athletic 10.000 pesetas por su traspaso.
                            

Junto a Unamuno y Roberto Etxebarria


Con 21 años y una buena colocación en “La Basconia”, facilitada por el directivo del Arenas Gandarias, y 300 pesetas de sueldo más las primas, en su pueblo natal compaginó el fútbol con la pelota mano, formando pareja con Mateo Barandika, así como actuaciones en el cuadro dramático local de Juventud Vasca.


En 1932 quedó libre del Arenas, jugando un partido con el R. Madrid frente al Sevilla, Este partido amistoso, tenía por principal interés el de probar a algunos jugadores que pudieran ocupar los puestos débiles del equipo castellano. Mandaluniz marcó un gol como debutante, pero no fue suficiente para ganarse la confianza de los directivos merengues y de nuevo recaló en el Athletic, donde jugó dos temporadas más, 1933-34 y 1934-35. En mayo de 1933, resultó detenido junto a Claudio Zarate, y es que tanto José Mandaluniz como Polixene Trabudua, habían sido una pareja famosa en Bilbao durante la II República: ella, como oradora del PNV, y él, como delantero centro del Athletic, y ambos participando en la organización Juventud Vasca. Polixene fue detenida y encarcelada por sus alegatos en favor de la nación vasca, llegando a protagonizar, en la primavera de 1933, la primera manifestación de mujeres convocada en protesta por la visita del presidente de la República. El sábado 23 de septiembre de 1933, se celebró la boda de José de Mandaluniz y Polixene de Trabudua, residiendo la pareja posteriormente en Sondika, pueblo de nacimiento de la oradora.


                                      Boda con Polixene de Trabudua

Antes de comenzar la guerra, jugó la temporada 1935-36 en el Español de Barcelona En plena Guerra Civil, ANV y PNV crearon sendos equipos de fútbol para recaudar fondos para el Gobierno Vasco, teniendo como capitanes de ambos equipos a los galdakoztarrak, “Txato” Iraragorri por ANV y Mandaluniz, por el PNV. El partido “Pro-Avión Euzkadi”, dirigido por el árbitro Iturralde, abuelo del actual árbitro de primera división Iturralde González, lo ganó ANV por 7-5, pero en un posterior encuentro, revancha del anterior, vencieron los del PNV por 3-0. Posteriormente se creó la selección de Euskadi.
                                                   


                     Vistiendo la camiseta del Arenas frente al Barcelona

José estuvo integrado en un bata­llón de Gudaris hasta que fue hecho pri­sionero en Laredo. Cuando cayó prisionero, se salvó de ser fusilado por la ayuda de un militar de alto rango, que fue directivo del Español de Barcelona. Liberado en Laredo, llegó a Iparralde.En 1937, Polixene salió hacia el exilio con sus tres hijos, organizando en Donibane Lohitzun las colonias de los niños refugiados de la Guerra Civil. Jugó en el Stade Francais en la temporada 1936/7, comenzando un largo periplo por Francia durante trece años, posteriormente, inició una nueva vida en Rouen, donde Mandaluniz, en 1942 con el F.C. Rouen, resultó máximo goleador de la liga francesa. La ocupación nazi de Francia condujo a la familia a París, allí fueron testigos del final de la guerra y tras la liberación, intentaron empezar otra vez. La ciudad de Lorient en Bretaña y el contrato que Mandaluniz firmó como entrenador, les dieron la oportunidad de instalarse nuevamente y empezar allí una nueva andadura.



Iraragorri, Iturralde y Mandaluniz


Volvió con cierta aprensión a Euskadi en la plenitud del franquismo, primero a entrenar al Barakaldo y en 1950 al Athletic. La desconfianza del matrimonio hacia el régimen franquista se confirmaría rápidamente, Mandaluniz y Polixene fueron considerados enemigos de la patria y en menos de un año, el Athletic fue obligado a destituir a Mandaluniz como entrenador del equipo. Finalmente, Venezuela apareció como el destino lejano, donde encontrar un porvenir.


                                               Stade Français F.C.