viernes, 10 de diciembre de 2010

La presa de Lekubaso

Alfredo Madina nos informa en su segundo articulo en "Crónicas", de octubre de 2006, sobre el suministro de agua en el municipio.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Los solidarios




Solidaridad de Trabajadores Vascos (ELA-STV) fue creado el 23 de julio de 1911 en  la calle Correo de Bilbao, ejerciendo una notable influencia en el nacionalismo vasco, habiendo adquirido un formidable arraigo entre los trabajadores, y ya en los conflictos sociales, no se podía prescindir de su actuación. Llegó a crear en su seno la Federación de Empleados Vascos, Confederación de Labradores (Nekazaris), Asociación de Pescadores (Tostartekos) y Agrupaciones de Médicos Vascos, Farmacéuticos, Practicantes, Peritos, Delineantes, Maestros, Capitanes y Maquinistas…


Bar Totorika en Plazakoetxe

Probablemente, la constitución en el municipio se produce en 1920 entre varios obreros. A principios de 1932, ELA-STV en Junta General Ordinaria, elige como presidente a Pedro Jugo, acompañado del vicepresidente Lucio Argarate, tesorero Donato de Ugalde, secretario Pablo de Barandika, vicesecretario Julián de Intxausti y los vocales Martín de Irazabal y José de Uriarte. Contando con más de un centenar de asociados, consigue una tabla de fiestas con el consiguiente aumento del jornal diario en la factoría de “La Josefina”. En ese mismo año, forma parte de la constituida Bolsa de Trabajo Local. Posteriormente se celebraron reuniones en Casa Totorika sobre la situación laboral de las empresas  “La Dinamita” y “Pradera Hermanos”, nombrándose como nuevo presidente a Bernardo de Sagasti, al vicepresidente Miguel de Basaras, tesorero Donato de Ugalde, secretario Ángel de Arostegi, vicesecretario Julián de Intxausti y los vocales Narciso Pérez, Bernabé de Maguregi, Eusebio de Barandika y Juan de Elorza, siendo delegados Higinio de Arana y Mateo de Uriarte.



En 1933 se celebró la inauguración de la sede de ELA-STV, con conferencias que tuvieron lugar en el cine local. El presentador del acto fue Alberto de Onaindia “Egizale”, actuando como padrinos de la bandera, dos hijos de Bernardo Sagasti y Juan Jaio. Después de la bendición, se sirvió un lunch a los invitados y en el salón del cine se celebró un mitin solidario. Hizo la presentación el presidente de la Federación Regional de Trabajadores Vascos de Bizkaia, Pedro de Ormaetxea, que presentó a los oradores Graciano de Ormaetxea, Julio de Jáuregui y Manuel Robles de Arangiz. El banquete fue servido por el restaurante Totorika, en el que concurrieron más de 200 comensales y entre ellos ocuparon la presidencia Robles Arangiz, diputado a Cortes; Julio Jáuregui, doctor Onaindia, presidente de Solidaridad, el presidente de la agrupación galdakaotarra, el vicepresidente del semanario catalán “Nosaltres sols” Manuel Blasi, representación del diario “Euzkadi” y el concejal bilbaíno Basterra.



Oficinas de Solidaridad de Obreros Vascos. Cobro del socorro semanal de paro.


En Usansolo también se dispuso de un centro social. El domingo 7 de agosto de 1932, tuvo lugar la inauguración oficial. El programa confeccionado para conmemorar la citada apertura consistía: a las ocho y media de la mañana, misa mayor, actuando de coro el orfeón de Euzko-Gastedija de Bedia, a las diez, bendición de los locales y bandera, actuando de madrina Miren de Preguntegi, acto seguido, vino de honor a los solidarios pertenecientes a la Agrupación, a las once de la mañana, carrera pedestre, primer campeonato infantil de Usansolo, a las once y media, gran mitin de carácter social, en la que tomaron parte María de Zenarruzabeitia, Julio de Jauregi y Juan José de Basterra, presidente de la referida Federación de Solidaridad de Obreros Vascos. La suscripción abierta para sufragar los gastos originados se elevó a la cantidad de 202 pesetas.

En 1934 creció el interés por el mutualismo y el cooperativismo, que dio como fruto la creación de una cooperativa local. La labor de los solidarios, como así se les llamaba, se amplió a la organización de conferencias sobre temas laborales y nacionales, recogida de donativos en el bar Tototika para obreros en paro, etc. En las relaciones laborales, siguió luchando por la defensa de los intereses de la clase trabajadora.

Publicado en el periódico local de Galdakao "Dime".

martes, 30 de noviembre de 2010

La presa de Aranzelai

Alfredo Madina nos habla en su primer artículo sobre el suministro de agua en el municipio. Artículo públicado en el periódico local "Crónicas" de Galdakao en septiembre de 2006.


lunes, 1 de noviembre de 2010

La inauguración de Etxegorri

Son 105 años los que han pasado desde la irrupción del nacionalismo vasco en Galdakao. Un año antes, ya se celebró una fiesta que preparaba la apertura de una sede social, como ocurrió en otras localidades. Se estaba generando lo que sería la primera presentación pública del EAJ-PNV en Galdakao, organizada por parte de la Juventud Vasca de Bilbao y la colaboración del delegado del partido en la localidad, Txomin Egileor y de su sustituto el señor Uriarte. Txomin Egileor formó parte de los primeros 20 delegados vizcaínos convocados a la reunión en los locales de Juventud Vasca de Bilbao para la designación del Delegado Regional de Bizkaia.
El éxito de aquella celebración aceleró la apertura de una sede. El edificio elegido fue la casa situada en el barrio de La Cruz, llamada Etxegorri y en cuyo café, regentado por Severiano Aranzeta, se celebraron las primeras reuniones clandestinas. El nacionalismo vasco, que pasó a ser una ideología atractiva para amplias capas de la sociedad vasca, amplió su presencia y comenzó a cosechar sus primeros éxitos electorales muy pronto. Galdakao disponía de un grado de industrialización, cierta prosperidad económica y un determinado nivel cultural, necesarias para la difusión del nacionalismo, frente a las zonas rurales, más reacias a cualquier cambio.


Barrio de La Cruz con el edificio Etxegorri al fondo.

Los actos de inauguración del batzoki comenzaron a las nueve y media la mañana, con la bendición de la bandera por el sacerdote Julián de Larrinaga, trasladándose acto seguido la concurrencia a la iglesia donde tuvo lugar la misa celebrada por Remigio Uriarte y cantada por miembros del batzoki local. El joven tenor Laborda, cantó al Ofertorio un Ave María, original del compositor de Lizarra Alfonso de Ugarte. 
A las doce, una vez terminada la misa, se bailó un aurresku en la plaza por dos nacionalistas. Tuvo lugar después, en el batzoki, un suculento y bien servido banquete, con varios brindis hacia el ideal nacionalista. Posterior a la llegada del tren de Bilbao, a las tres y media aproximadamente, se bailó otro aurresku en la plaza, siendo innumerables los que formaban la cuerda y mayor aún los que formaban el corro. Luego se improvisó una especie de velada en el local de la sociedad inaugurada, donde hicieron uso de la palabra, los jóvenes oradores Larrea, Azkue y Ramón Léniz y cantó varios zortzikos el señor Laborda. El mayor entusiasmo reinó entre los asistentes, que asistieron a las diversas fiestas entre los que se veían personas de Bilbao, Begoña, Durango, Deusto, Barakaldo, Getxo, Portugalete, Muxika, etc. La banda de música de la fábrica de “La Dinamita”, amenizó las fiestas tocando en el kiosco de la plaza las más escogidas piezas de su repertorio. 
Tras el golpe militar del general Miguel Primo de Rivera en 1923, los nacionalistas locales se vieron abocados a reorientar sus actividades públicas hacia otros ámbitos, especialmente de índole cultural. El PNV fue declarado ilegal y  hubo de trasladar de nuevo su actividad a la clandestinidad, suspendiendo  toda actividad política. Con relación a la corporación municipal elegida por voluntad popular con anterioridad al golpe militar, fue destituida, y en su lugar, designada otra nueva.

Publicado en el periódico local de Galdakao "Dime".

sábado, 9 de octubre de 2010

Juan Bautista Uriarte


En su pueblo natal, falleció víctima de la gripe, el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos,  Juan Bautista Uriarte y Eizaga. Pocas veces se había visto manifestación popular tan numerosa como la que se formó en Galdácano, con motivo del entierro de este hijo de la localidad, pues no hubo vecino, que no concurriese al sepelio a testimoniar su profundo dolor. Y pocas veces también se había rendido un póstumo tributo, grande, unánime, sincero y hondamente sentido por todo un pueblo, cuya estimación en vida corrió pareja con el tributo que supo rendir, a la memoria del Ingeniero.

                           Imagen de la calle Juan Bautista Uriarte.


Fue respetuoso con sus superiores y cariñoso con sus subordinados, y bueno entre los buenos. Entre las sentidas cartas de pésame recibidas por Juan C. Ereño, contratista de las obras del salto de Bolarque, de cuya dirección se hallaba encargado el finado, se puede entresacar una de ellas, la suscrita por el Ingeniero de la Comisión de los Ferrocarriles Transpirenaicos, Telmo Lacasa, que retratan al finado. Decía así:

“Era un sabio, trabajador, modesto, simpático y sin más malicia que un niño; tratarlo y quererle era todo uno; dudo que haya en el Cuerpo de Ingenieros de Caminos otro más digno de cariño. Yo, y conmigo todos los míos, le queríamos como cosa propia; por ello le ruego que se haga intérprete de nuestro duelo ante su distinguida viuda y familia, considerándolos como amigos y admiradores del desaparecido que lloran y por lo tanto partícipes de su intenso pesar”.

Nació el día 2 de julio de 1876. En la promoción tuvo el número 2, y si no hubiera estado padeciendo una afección, seguramente hubiera alcanzado el número 1. En 1903, tras terminar con brillantez su carrera, como antes hizo sus estudios para el bachillerato, en los Colegios de Carrión de los Condes y Valladolid, dirigidos por Padres de la Compañía de Jesús, fue destinado a la Jefatura de Obras Públicas de Burgos. De allí pasó a la División de trabajos hidráulicos del Duero, de donde, accediendo a  instancias del Ingeniero de Caminos,  se trasladó a Oviedo para la construcción del ferrocarril de Infiesto, etc.

En 1906 fue destinado a la Comisión de Estudios de los riegos del Guadalquivir. Posteriormente, también la Dirección general del ramo pretendió que volviera a los mismos trabajos, pero no aceptó por no convenirle el clima de Andalucía, y pasó a formar la Sociedad con sus amigos y parientes, respectivamente, Juan C. Ereño y Pedro de Urigoitia. En 1907 se encargó de la dirección de las obras del salto de Bolarque (primera central hidroeléctrica que abasteció a Madrid ), propiedad del Estanislao de Urquijo, llevando a cabo la construcción de las mismas con gran actividad, y a completa satisfacción del propietario y contratista Ereño, y continuando con éste, ha llevado a cabo, bajo su dirección, las siguientes obras: Las de explanación y fábrica del trozo de la sección de Zuera a la Venta de Turuñana, en el ferrocarril transpirenaico de Ripoll a Puigcerdá, y la explanación y cimientos de la estación de Ribas del mismo ferrocarril.

Al sorprenderle la enfermedad que puso fin a su vida, se hallaba al frente de las obras que construía el contratista Ereño, para el salto del Torina, en Barcelona y  de Pie de Concha (Cantabria), propiedad de la Sociedad Hidroeléctrica Ibérica, de Bilbao. Fue muy estimado por sus profesores y compañeros, y por cuantos tuvieron el gusto de tratarle siempre.


                                        
Fuente: Reproducción de un artículo de la Revista de Obras Públicas.

Publicado en el periódico local de Galdakao "Dime".

martes, 7 de septiembre de 2010

La polémica carrera

Organizada por el Club Elexalde se celebró el 30 de septiembre de 1923 una interesante carrera ciclista con un recorrido de 60 km. (repitiendo seis veces el trayecto La Cruz-Zuazo-Murtaza y regreso). La relación de premios estaba expuesta en el escaparate de Ellakuria en La Cruz.

                        
                          Salida de la carrera en Juan Bautista Uriarte

                       (Foto del libro “Bazen behin Galdakaon…. (II)”)


Ignacio Chalbaud aportaba una copa de plata (premio social), Begoña y Pilar Chalbaud una copa (primer premio), Iñaki de Rotaetxe una copa (segundo premio), el Ayuntamiento doscientas cuarenta pesetas (a repartir), los hijos de Ellakuria una copa de plata (para el primero del pueblo), el alcalde Restituto de Barrenetxea una pitillera de plata (tercer premio), el Circulo de Obreros Santa Bárbara una pitillera y un mechero de plata (cuarto premio), Andrés de Aranbaltza una pluma estilográfica de oro ( quinto premio), Pedro de Urizar veinticinco pesetas (a repartir), Santos López de Letona un monedero de plata (sexto premio), la Sociedad Recreativa La Cruz un farol y una bocina (séptimo premio), Alfredo de Elberdin un reloj de pulsera de caballero (primero en la segunda vuelta) e Ignacio Morales de Bilbao, un farol (primero en la cuarta vuelta). Un reloj chapeado en oro, regalo para el que llegase el último, fue la aportación de Agustín San Nicolás. Para la carrera se inscribieron los más afamados corredores del País Vasco.


Jurado de carrera.


Con tiempo esplendido y un piso excelente, se verificó la carrera que generó gran expectación y entusiasmo, inscribiéndose 30 corredores. A las diez y cuarto, se constituyo el jurado así: presidente honorario Ramón Atutxa, primer teniente alcalde; presidente efectivo, Luis Uriarte, presidente del Club Elexalde; vocales: Dionisio Hormaetxe, segundo teniente alcalde y Juan Jugo; cronometradores: Ignacio Chalbaud y Juan San Salvador; técnico, Tomas San Salvador y secretario Andrés Carrasco, además había más de cuarenta jurados en el trayecto de la carrera.

A las diez y media dieron salida veinte corredores. La existencia de una prima para el primero que pisase la cinta en la cuarta vuelta, provocó que bajando en cabeza Salazar y Remigio Loroño a gran velocidad, este, involuntariamente se inclinó sobre el costado de Salazar, y colocado entre la fila del publico que había estrechado el paso de la carretera y Loroño, se inclinó al costado de Loroño, chocando codo con codo, saliendo los dos despedidos, cayendo Loroño y continuando Salazar. Entonces, parte del público al ver caído a Loroño se arremolinó y recogió al herido. Salazar al dar el viraje, le advirtieron que no volviese, pues los ánimos estaban muy excitados y entonces fue cuando el alcalde lo retuvo en la Casa Cuartel de los Forales de Zuazo.

                                             Martín Salazar

La clasificación final quedó de la siguiente forma: primero Marcelino Loroño, del Club Elexalde, copa de plata, la copa de plata de los hijos de Ellakuria, una copa de plata para el que se clasifique primero durante dos años y 100 pesetas. 2º Basagoiti "Kukue", del Elexalde, copa de plata de Iñaki Rotaeche y 75 pesetas. 3º Miranda, de la S.C. Bilbaína, pitillera de plata del alcalde R. de Barrenechea y 50 pesetas. 4º Rubio, de la S.C. Bilbaína, mechero y pitillera de plata del Círculo de Obreros Santa Bárbara y 25 pesetas, y 8º Santamaría, del Elexalde. El farol de metal blanco del señor Morales, regalado para el que llegase primero en la cuarta vuelta fue para Remigio Loroño.

Los comentarios y la defensa en el municipio del corredor local, se prolongaron meses después de esta accidentada carrera. Los partidarios de Remigio opinaban que Salazar lo había hecho para impedir participar en el Campeonato de Vizcaya por ser un enemigo temible. Un año más tarde, no pudo celebrarse la carrera con el mismo nivel de corredores.

                

Publicado en el periódico local de Galdakao "Dime".

lunes, 6 de septiembre de 2010

Los preparativos de la visita del Obispo

En 1905 el insigne señor doctor don Remigio de Gandasegi, nuevo Obispo de Ciudad Real y Prior de las Ordenes Militares, que se disponía a ser elevado a la “plenitud” del sacerdocio el día de Santiago, a los treinta y cuatro años, llegaba al municipio. Galdakao se preparaba a tributar un recibimiento entusiasta a su hijo, con la elaboración de monumentales arcos de bienvenida por parte de “La Dinamita”, del Ayuntamiento y de la Sociedad Recreativa.

Foto: Biblioteca Nacional de Madrid

En el escaparate de la farmacia de Emilio González del Solar, se encontraba la magnífica mitra que la Sociedad Recreativa “La Cruz”, regaló al hijo de este pueblo. La mitra expuesta, era una verdadera joya de arte que honraba al escultor bilbaíno Pedro de Sorreguieta, autor del dibujo, y al establecimiento donde había sido confeccionado, uno de los más importantes de Lyon (Francia), de estilo gótico florido, bordado en finísimo oro sobre tisú de plata, buscando el claro-oscuro por medio del artístico modelado. Iba encerrada en un precioso estuche con cantoneras, asa y cerraja de plata, forrado en su interior de raso blanco y por el exterior de morado. Según la prensa de la época: “Mil agradecimientos merecía la Sociedad Recreativa “La Cruz” por el hermoso obsequio que se realizó a su ilustre paisano, y en especial los comisionados por dicha Sociedad, Aurelio Pérez Soto y Rufino de Aldazabal”. En el mismo escaparate, se exponía también el precioso báculo con que los galdakaotarras obsequiaron a Remigio Gandasegi.

En el correo de la mañana, salieron para Zaragoza Amadeo de Gandasegi con su esposa Manuela de Anza, para asistir a la consagración del señor Gandásegui. También se proponían asistir al acto una Comisión del Ayuntamiento, compuesta del señor alcalde y del secretario; por el cabildo parroquial, Remigio de Uriarte; por la Sociedad Recreativa, Aureliano Pérez Soto y Francisco de Rementeria, y Alejandro de Gorrotxategi y Susana de Gandasegi, tío y hermana, respectivamente, del nuevo Obispo. Posteriormente, de Zaragoza, también regresaría Sixta Barrenetxea y Gandasegi, y de Vitoria, Pedro de Barrenechea y Gandasegi, sobrino del nuevo Prelado, alumno interno en el Seminario Conciliar de Vitoria.

Por otra parte, continuaban los ensayos de la Misa eucarística de Perossi, a cuatro voces, que se cantaria en la primera Misa pontifical que celebró el obispo, dirigida por Julián de Larrinaga, con cuyo motivo se realizó una gran fiesta infantil.

A los pocos días, llegó por fin a Galdakao el Obispo, celebrándose los actos tan esperados por la población del municipio, con la participación también de los vecinos de Bilbao, Amorebieta y alrededores. La visita sería aprovechada para hacer entrega al Municipio del nuevo Camposanto, que fue bendecido por el joven Prelado de Dora.
                                                    
                             

                    Publicado en el periódico local de Galdakao "Dime".