jueves, 18 de mayo de 2017

José Mariano Barrenetxea, albokari e investigador



Mariano nació en Galdakao, el 4 de mayo de 1937. Desde pequeño sintió la afición por la música y ayudado por el ambiente familiar,su padre era koplari, comenzó a aprender solfeo y simultáneamente, oboe y txistu. Posteriormente estuvo en el grupo Andra Mari durante largos años, como txistulari y dantzari.




En 1960 empezó a tocar e investigar sobre la alboka. Hasta aquel momento, no había apenas nada escrito sobre este instrumento, aparte de los importantes trabajos de Jesús Larrea y Manuel García Matos. Mariano recopiló todo lo que pudo sobre alboka: componentes, coplas, piezas musicales,…Tocó la alboka en muchos lugares, teniendo como acompañante con el pandero a Romualda Zuloaga. Por otra parte, organizó asambleas de albokaris los años 1967 y 1968 en Galdakao. Además, fue profesor de alboka, txistu  y danza.



Los escritos publicados por él, consiguieron sacar a la alboka del olvido y encender el interés por ella en la sociedad: “Folklore Vasco”. Andra Mari (1963), “Alboka. Entorno folklórico” (1976), "La Alboka". Cuaderno de Sección Folklore: Eusko Ikaskuntza (1983),  La alboka y su música popular vasca” (1986) y “Aclaraciones sobre la alboka” (2000). También escribió sobre el txistu, "Apuntes sobre el txistu" (1984).



Es igualmente digno de mención, el hecho de que el primer disco de música de alboka, aunque anteriormente hubieran diferentes grabaciones, se deba a él. “Alboka. Bailables vascos”. (1967). CINSA-126, con Romualda Zuloaga como panderetera.



Los Elezkano de Igorre eran medio parientes de Mariano: la hermana  de su padre se casó con Bernardo Elezkano, entre cuyos hermanos había dantzaris, pandereteros, koplaris, dulzaineros y albokaris, estos eran: José Antón, Benito, José, Tiburtzio y Silvestre “Txilibrin”. Estos dos últimos, especialmente hábiles con la alboka y aprendieron con Inazio Uribarri “Andaluze” de Zaratamo. Mariano los vio tocar cuando tenía cuatro años y cuando tenía cinco, vio en la romería del monte Artxanda, al famoso albokari de Zeberio Graziano Lekue “Txisperue”. 

                                Albokaris en Zeanuri (Euskonews)



Aparte de los ya mencionados, conoció a todos los albokaris tradicionales vivos: Alejo Gurtubai “Barberue” y Juan Otsandio de Galdakao; José "Muñegi" Amundarain, Andoni Goikoetxea y Emilio Sagarna de Zeanuri; José Mari y León Bilbao de Artea; "Jitano"Aiesta de Bedia; Benito Iragorri y Pontxo Orue de Lemoa; Florentzio Egiarte de Gorozika; Luziano Langara, León Artabe, Juan Lekue y Eujenio Etxebarria de Dima. También conoció a Antonio y Patxi Gorrotxategi de Zegama, los últimos albokaris guipuzcoanos.



Aunque publicó muchos trabajos, no es poco el material que no ha visto todavía la imprenta. Aparte de ese material son muy importantes las grabaciones que realizo en casetes, a unos 15 albokaris tradicionales.

 

                                       Alboka. Bailables vascos. 1967


El 23 de mayo de 2006, tras sufrir una larga y dura enfermedad, murió José Mariano Barrenetxea, músico e investigador nacido en Galdakao. No será fácil llenar el hueco que dejó en la música popular vasca, y especialmente en el campo de la alboka. Mariano Barrenetxea fue un puente imprescindible para los albokaris de hoy en día.





Fuente: Reproducción artículo de HMBerriak

domingo, 30 de abril de 2017

El primer lehendakari de la junta municipal del PNV


                                      Articulo publicado en el año 2013 en Deia.

viernes, 17 de marzo de 2017

La primera gran explosión




                    Procesión de duelo en dirección hacia la parroquia. (Foto Abernaiz)

En la fábrica de “La Dinamita” sucedió a primera hora de la mañana del 20 de septiembre de 1913, un desgraciado accidente que costó la vida a cuatro obreros y dejo mal herido a otro. Las primeras noticias del suceso se tuvieron del comandante del puesto de Miñones, que telefónicamente avisó al Gobierno Civil, que en uno de los departamentos de la fábrica había ocurrido una explosión, y aunque se ignoraba el número de víctimas, se temía que hubieran perecido los cinco operarios que se hallaban en el departamento. Posteriormente, el alcalde Gandasegi comunicó el accidente, explicando que este había ocurrido en la caseta número 1. Los nombres de los muertos eran: Santiago Lekue, José Arteta, Cándido Arrieta y Mateo Beitia; los heridos; Bernardo Sagasti e Ignacio Ibarretxe, que  notó ser lanzado por el aire, siendo recogido por su compañero José Pereda en el laboratorio de la empresa, todos ellos vecinos de Galdakao y que fueron atendidos por los médicos titulares, Francisco M. Osaba y Francisco Arriandiaga, junto a los contusionados de escasa importancia. Tan pronto como se conoció lo ocurrido, el director Ramón Arnau, el subdirector Juan Truillot, el jefe de talleres Eugenio Marchal y personal de la fábrica, se trasladaron al lugar del accidente, prestando los primeros cuidados a las víctimas, y procediendo a retirar aquellos materiales que pudieran producir nuevas explosiones. Desgraciadamente, se comprobó lo que se temía. La explosión fue terrible, prueba de ello es que varios trozos de las calderas fueron a parar a gran distancia, cayendo uno de ellos en el molino Torrezabal, distante del lugar del suceso unos 422 metros.

Cuatro operarios habían muerto y el resto, presentaban heridas de gravedad que no hacían temer un fatal desenlace, salvo complicaciones. En los talleres se terminaron los trabajos urgentes, se adoptaron medidas de precaución y se prohibió el acceso al lugar de los sucesos a toda persona ajena. Respecto a las causas que pudieron producir el accidente, se ignoraban cuales fueron, pues los únicos que pudieran haber aportado detalles, fueron las víctimas. Lo que sí pudo asegurarse es que, merced al aislamiento y defensa de las casetas en que se realizaban los trabajos, la explosión no tuvo mayores consecuencias. El Juez municipal de Galdakao, Juan Cruz de Ereño, acompañado del secretario Antonio Sagardui, comenzó a instruir las oportunas diligencias, y a las tres menos cuarto, llegó procedente de Durango, el Juez de instrucción José María Sanz Gomendio. También en el mismo tren fueron llevados tres ataúdes. A las cuatro de la tarde, el Juzgado procedió al levantamiento de los cadáveres ordenando su traslado al depósito del cementerio, prosiguiendo la instrucción de las diligencias. Pedro Chalbaud visitó al gobernador civil dándole cuenta de lo ocurrido, añadiendo que no podía precisar las causas que pudieron haber producido la explosión.

En atención a las desgracias ocurridas, el alcalde suspendió las sesiones del cinematógrafo público anunciadas y convocó al Ayuntamiento para celebrar sesión extraordinaria a las seis de la tarde, la cual no pudo celebrarse por falta de quórum. A la hora fijada para la sesión, asistieron a la Casa Consistorial: el alcalde Amadeo de Gandasegi, y los concejales Pedro de Urizar, Francisco de Rementeria y Gregorio de Elorza. El alcalde recibió un telegrama expedido por el presidente de la Diputación rogando se hiciese llegar a las familias victimas y al pueblo en general un sentido pésame. A la noche pasó por la localidad, el vicepresidente de regreso de Donostia. El presidente de la Diputación, a las siete y media de la tarde, no había llegado aún.

Como es natural, al ser conocida la desgracia, causó una gran impresión en Galdakao. En palabras de Ignacio Ibarretxe, la explosión sobrevino por graduar mal alguna cantidad de los componentes de la nitroglicerina. Todas las precauciones y medidas de carácter técnico de la época, no bastaron para evitar los accidentes de trabajo. Se comentaba que en la fábrica hacia largos años que no se habían registrado hecho semejante y la sociedad propietaria tenia siempre la costumbre, aún antes de promulgarse la Ley de Accidentes del Trabajo, de atender con socorros a las viudas o hijos de las víctimas, llevando así el posible consuelo a las familias de sus operarios.



Fuentes: La Gaceta del Norte y Euzkadi


Publicado en el periódico local Dime de marzo de 2017.

lunes, 27 de febrero de 2017

Homenaje a Jon Zamalloa


Articulo publicado en el periódico local Crónicas

jueves, 22 de septiembre de 2016

Romualda Zuloaga, la panderojotzaile de Bekea.


Nacida en Bekea en 1913, fue una importante figura del folklore vasco, cantando en euskera, su lengua natal y vehicular, junto a su marido José Ojanguren y otros panderojotzailes, albokaris y acordeonistas.


         Romualda y Mariano (Foto: Familia Ojanguren Zuloaga)

Antes de su etapa “profesional”, Romualda se inició junto a su marido José Ojanguren y el acordeonista Marcelo Arrieta “Borlas”, por las fiestas, pasacalles y verbenas de los pueblos de los alrededores. Se le podía escuchar por “Santotxikerra”, Upo y Lekubaso, montes cercanos a Arteta donde se hacían unas grandes y conocidas fiestas antiguamente.


Romualda y Marzelo (Foto: Familia Ojanguren Zuloaga)


A pesar de su buena andadura en los grupos Ballet Olaeta y el grupo de danzas Dindirri durante los años 58 al 60, en los que estuvo alternando actuaciones en ambos grupos, prefirió unirse al grupo de danzas local Andra Mari. Una vez fundado dicho grupo, fue miembro inicial y destacado. El albokari que le acompañaba en aquellos tiempos era Antonio Aiesta “Jitano”, vecino también del mismo barrio, primer albokari del Andra Mari y Romualda la primera panderetera, realizando los ensayos en la cocina de su casa de Bekea. Como consecuencia de esos ensayos, se realizaron actuaciones junto a un cuarteto de baile, como la recordada en el desaparecido cine Regio de Galdakao, formando entre otras niñas de la localidad, su hija de 12 años Belén Ojanguren.

Pasacalles por Galdakao (Foto: Familia Ojanguren Zuloaga)


Junto a Mariano Barrentxea y en representación del grupo Andra Mari, participaron en certámenes internacionales de folklore, desplazándose por Gran Bretaña y Francia y ganando diferentes galardones. En 1965 por ejemplo, obtuvo el segundo premio en música dentro del grupo Andra Mari en el festival de Llangollen en Gales. En 1964 en primera edición y en 1967 en segunda, Romualda y Mariano Barrenetxea publicaron el disco “Alboka: bailables vascos”, él como albokari y ella como cantante y panderojotzaile. Este se reconoce hoy en día como el primer disco de alboka publicado, anteriormente existieron grabaciones aisladas, pero este es el primer EP (Extended Play) oficial. Cabe destacar que toda esta labor era totalmente altruista. Romualda jamás cobró por actuar, cantar o tocar, era su amor total por el pueblo y la música vasca. Tampoco se ganó dinero en los certámenes, ni con el disco editado.




En su casa de Bekea fue donde se ensayaba casi de una manera clandestina. Allí acudían otros integrantes del Andra Mari a bailar y tocar diferentes instrumentos. De estas reuniones, se conserva y se enseña hoy en día, un paso de baile que se aprendió en origen con Romualda Zuloaga y José Ojanguren.

Su acompañante más famoso fue sin duda Mariano Barrenetxea, músico e investigador del folclore vasco, y más concretamente de la alboka. La alboka era un instrumento pastoril relegado a cuatro pastores del Gorbea, estaba abocado al olvido, y gracias a los estudios y figura de Mariano, no cayó en este olvido y se recuperó, labor que también se la debemos al grupo Andra Mari. Otros personajes importantes en la vida de Romualda recordados por su familia son: Sabino Larrea, dentro del Andra Mari y mencionado en la contraportada del disco, y el músico, organizador de certámenes culturales, conferenciante, txistulari y jefe de programación de la Cadena Ser, José Luis Bengoa Zubizarreta, que visitaba regularmente la casa de Romualda. Además de su interés y presencia en casa, también se recuerda la emotiva entrada de radio que realizó al fallecer Romualda en Galdakao, “pinchando” sus canciones en la radio y rindiéndole un bonito y emocionante homenaje.


Publicado en el periodico local Dime.

miércoles, 3 de agosto de 2016

De Galdakao a Superiora General

Articulo publicado en Deia sobre las hermanas Sabina y Miren Zamalloa.